Juegos de Exploración, Acción y Aventura

Un videojuego de aventura es aquel que siguiendo un hilo conductor base, nos lleva por una serie de resolución de problemas, rompecabezas, descubrimientos, retos y exploraciones. Todo de manera muy interactiva y dinámica.

La historia es vital.

Una de las claves para que un videojuego de aventuras tenga éxito es la narración. Las historias en las que se basan van integrando diversos recursos para atrapar al jugador.

Podemos encontrar mini cuentos, rompecabezas, pequeños juegos de habilidad, etc. Pero es importante que todos esos ingredientes estén bien asociados al hilo principal y nos mantengan en la historia que se intenta contar.

El tiempo no es un problema.

A diferencia de otros tipos de juegos, en los de aventuras no se suele correr contra el tiempo. Lo más importante es el reto lógico y la habilidad para solucionar los diferentes acertijos que nos vamos encontrando.

Los rompecabezas son mini juegos que encontraremos en la mayoría de los videojuegos de aventuras. El entorno y la escenografía se usan mucho también para juegos visuales, encontrando objetos, pistas o memorizando ciertos puntos.

La inmensa mayoría de estos juegos son de un solo jugador. Nos solemos adentrar en universos de fantasía, mundos que debemos ir explorando, laberintos y caminos que iremos descubriendo por etapas.

El jugador suele controlar al personaje principal, va viviendo y descubriendo con él toda la historia. Todo se basa en ese concepto, una búsqueda, un misterio donde el jugador y el avatar van aprendiendo juntos.

Uno de los puntos fuertes de la aventura son los diálogos. En este tipo de juego encontraremos muchas conversaciones entre las etapas del mismo. Prestar atención a la información que se comparte en las escenas de diálogo es vital para el desarrollo de la partida porque contiene pistas, sugerencias o incluso consecuencias a largo plazo dando la posibilidad al jugador a elegir una rama específica de evolución.

Existen diversidad de subgéneros dentro de los videojuegos de aventuras. Muchos juegos podrían integrarse dentro de varias subcategorías a la vez. Por sus características podemos separar algunas de las más comunes.

Aventura gráfica: el propio nombre nos indica que el juego tiene un componente visual muy importante. Un buen ejemplo son los juegos Point and click. Ya sea desde una perspectiva de primera o tercera persona nos encontraremos en un entorno que tiene pistas gráficas por todos lados, la jugabilidad se basa mucho en encontrar y recolectar artículos, memorizar, resolver rompecabezas, hablar con otros personajes, etc.

“The Whispered World” es un ejemplo de videojuego de aventura gráfica del tipo Point and click.

Escape: Videojuegos cuyo objetivo es escapar de una habitación cerrada o de algún tipo de confinamiento es otro clásico de los juegos de aventura. Es importante señalar que no es un escape enfocado a la acción o el horror. Es una tarea de observación del entorno. También son muy usuales en el estilo Point and click mencionado antes. Además de lograr salir un espacio cerrado, son usuales los retos de abrir algún tipo de mecanismo complejo a base de manipulación ordenada y con sentido.

La serie Submachine y MOTAS (Mystery of Time and Space) son ejemplos de este subgénero.

Rompecabezas: Los videojuegos que son específicamente de rompecabezas también entran bajo el género de aventuras. Son una serie de puzles lógicos que estructuran un juego por etapas. Cada solución te lleva a un nivel superior que a su vez sigue desarrollando el hilo de la historia y usualmente gana en complejidad. Este tipo de juego ha visto un florecimiento importante con la introducción del 3D en el apartado gráfico. Dos grandes series de este tipo de juego son The Witness and the Professor Layton.

Narrativos: Son juegos que potencian especialmente la inmersión del jugador en lo que se está contando. De cierta forma es como estar interactuando dentro de una película. Comparten muchos ingredientes con el resto de videojuegos de aventura, como los diálogos y los rompecabezas. Estos juegos suelen estructurarse de forma ramificada permitiendo al jugador ir determinando el camino a seguir, como si se tratase de las ramas de un árbol.

Algunos ejemplos de videojuegos de aventura narrativa son The Walking Dead, Quantic Dream’s Fahrenheit y Heavy Rain.

Exploración: Los juegos de exploración o exploración narrativa nos sitúan en un entorno donde nos moveremos a través de la observación, exploración y descubrimiento. Es uno de los pocos subgéneros de aventuras que usa muy poco o nada los rompecabezas y los diálogos. Su punto fuerte es la libertad dentro de un área determinada. Debemos ir encontrando toda clase de objetos y pistas que dan sentido a la historia. En este tipo de videojuego también tiene mucho peso la narración.

Aventuras de exploración famosas son Gone Home, The Stanley Parable, Firewatch, Dear Esther y Thirty Flights of Loving.

Novela visual: Este subgénero está presente fundamentalmente en el mercado japonés. Se basa mucho en imágenes fijas que se combinan con textos narrativos similares a una novela. No presentan muchos ingredientes jugables realmente. Muchas veces basta con ir haciendo click para mantener la historia en movimiento. En algunos casos pueden presentar finales alternativos que se activan en algún punto de decisión durante el juego.

Películas interactivas: En el apartado de la jugabilidad es similar al caso anterior, hay muy pocos elementos de interacción. El desarrollo en sí son escenas grabadas que se van sucediendo. Al final de cada escena el jugador tiene una serie de opciones que darán continuidad a la siguiente escena. El estilo suele ser muy cinematográfico y por supuesto la historia cobra mucho protagonismo.

Beyond Two Souls, Until Dawn o The Order 1886 son ejemplos de videojuegos de películas narrativas.

Como comentamos al principio existen muchos videojuegos de aventuras que comparten más de uno de los subgéneros anteriores. Los juegos de acción y aventura por su parte son una mezcla de géneros muy populares. Mantienen los ingredientes de los juegos de aventuras pero incorporan en ciertos puntos de la partida la necesidad de una rápida reacción del jugador para poder salir de ciertas situaciones.

El género de videojuegos de aventuras tuvo una época dorada en los 80 y 90. Actualmente ya no salen muchos al mercado. Pero si hay que resaltar que han aportado infinidad de elementos jugables e ideas a otros géneros de videojuegos.

Artículos en Frickalia sobre Juegos de Exploración, Acción y Aventura