¿Estás seguro cuando juegas en línea? 5 consejos de seguridad online para jugadores

Por supuesto que los juegos online son para divertirse y esa es la razón por la que tanto nos gustan.

Pero el hecho de que un videojuego no sea un punto de peligro obvio, como un podría ser acceder a una cuenta bancaria o a un sitio web donde utilices tu tarjeta de crédito, no significa que no pueda ser un objetivo de varias formas de piratería informática y abusos.

Los peligros a los que nos exponemos al jugar en línea son reales y debemos tomar ciertas medidas básicas, aunque sólo sea un juego. En este artículo, nos gustaría ofrecer algunos consejos básicos para los jugadores en línea, ya sean frickies de los videojuegos, o jugadores ocasionales de Angry Birds y Candy Crush Saga.

Aunque algunos de estos consejos serán específicos para los videojuegos, como sucede con toda la privacidad y seguridad online, muchos de estos consejos te sonarán muy familiares, ya que muchos de los puntos débiles a los que apuntan los hackers son los mismos, ya sea que se trate de operaciones bancarias, juegos o compras por Internet.

Pero, ¿de qué estamos hablando cuando nos referimos con privacidad online?


La privacidad en línea no es sólo está asociada a tu información financiera. Tu información personal y cualquier tipo de información privada que pueda ser utilizada para identificarte también es privada y deben de existir garantías de su seguridad.

En otras palabras, la privacidad no sólo se refiere a los detalles de tu tarjeta de crédito y cuenta bancaria, sino también a tu dirección, número de teléfono e identificación nacional.

La privacidad es mucho más importante de lo que se supone, ya que delitos como el robo de identidad se llevan a cabo utilizando dicha información. Si no proteges tus datos personales y financieros, te expones a sufrir daños tanto económicos como morales.

La privacidad es necesaria en todas las partes de Internet: debes tener cuidado al comprar y jugar juegos en línea – no importa lo que hagas, necesitas proteger tu privacidad.

Limitar los datos que proporcionas a los sitios web, es decir, a terceros, y mantenerlos bajo control en todo momento. Nunca dés demasiada información.

Por ejemplo, en los juegos de azar en línea, donde los depósitos y retiros se realizan todos los días, sueles tener que dar información personal específica, pero también puedes limitarlos.

¿Cuáles son los riesgos reales? y, ¿cómo nos podemos proteger?

Hay dos riesgos principales sobre tu información personal y financiera.

El primer riesgo es la “ingeniería social”.

Depende directamente de ti, y más específicamente de tu comunicación con otras personas. Estos riesgos se denominan “riesgos de privacidad social” y significa que sin quererlo puedes estar proporcionando información personal y financiera a extraños que has conocido en Internet.

Hoy en día, muchos juegos contienen características multijugador. Así que puedes jugar con gente real, y mientras tanto puedes charlar. Los atacantes intentan acceder a tu información personal y financiera a través de varios métodos de ingeniería social.

Un ejemplo muy común es el de la persona que se identifica como una mujer hermosa y soltera que se interesa por ti y te envía un enlace para que hagas clic en él y ver su foto; y el enlace contiene un virus o un troyano que se aloja en tu ordenador o móvil y comienza a recabar información sin que te des cuenta.

Otra manera es presentarse como la autoridad del juego, con apodos de aspecto oficial, y pedir tu nombre de usuario, contraseña y otra información importante. A menudo te dicen que “hay un problema con su cuenta y que su cuenta se cerrará si no da esta información inmediatamente“.

La buena noticia es que puedes reducir este riesgo al máximo porque depende totalmente de ti.

Te corresponde a ti bloquear tales métodos de ingeniería social.

Si se te presenta una mujer joven, hermosa y soltera que parece demasiado buena para ser verdad, probablemente no sea verdad. Asimismo, ninguna autoridad suele pedirte tu nombre de usuario y contraseña cuando tienen algún problema real.

Con un poco de cuidado, puedes bloquear todos estos ataques.

El segundo riesgo es tu propio ordenador o móvil y las aplicaciones que tienes instaladas.

Puede haber varios virus, códigos maliciosos y malware en tu equipo o en el equipo en el que has iniciado sesión como usuario, aunque no lo sepas. Este tipo de software suele estar diseñado para robar tu información personal y financiera.

¿Cómo controlarlo?

Comienza comprobando tu propio ordenador con un programa antivirus actualizado, un firewall o algún software preventivo.

También es importante mantenerse alejado de los sitios web de dudosa procedencia y no utilizar juegos y software crackeados.

Si no puedes controlar el equipo en el que has iniciado sesión, puedes buscar un certificado SSL en la infraestructura de pago electrónico que estás utilizando. Esto es tan sencillo como fijarte en la esquina superior izquierda de la barra de direcciones del navegador y comprobar que la dirección empieza con las siglas “https”.

Si, la “s” del final significa “seguro” o lo que es lo mismo, que toda información que se transmita entre el usuario y el sitio web en cuestión viajará encriptada y ningún tercero será capáz de leerla.

Al prestar atención sólo a estas cuestiones, es posible estar más seguro que, por lo menos, el 80% de los usuarios de Internet, y de los juegos online.

¿Que pasa cuando debo realizar depósitos o cobrar dinero de un juego online?

Cuando te registras en un juego online, necesitas proporcionar información real. Esta es una obligación legal, y no se te permite retirar ningún dinero que ganes de otra manera que no sea aportando información veráz.

En estos casos necesitas compartir algunos detalles personales, pero no tienes por qué compartir el detalle de tu información financiera también.

Digamos que juegas poker online y ganas mucho dinero.

En realidad no tiene que usar tu tarjeta de crédito o cuenta bancaria para retirar lo que has ganado. Existen varias alternativas para esto:

  • Puedes utilizar una cuenta de PayPal, Stripe o servicio similar.
  • Puedes crear una tarjeta virtual para pagos online. Muchos bancos ofrecen este servicio actualmente.
  • Utilizar monederos de criptomonedas que te permiten depositar y retirar dinero anónimamente. El ejemplo más conocido de estas monedas es Bitcoin. Sin embargo, también existen otras criptomonedas como Ethereum ó Litecoin. Puesto que no hay una unidad de control centralizada en esta tecnología, nadie más que tu sabe cuánto dinero tienes en el sistema. Además, dado que estás representado por un código (una serie de letras y números) y no por tus datos personales reales, nadie puede asociarte personalmente a una transacción, sino sólo a tu código.

Para resumir:

  1. No dés información personal y financiera a personas que no conoces, o que acabas de conocer.
  2. Proteje tu ordenador con software antivirus y antimalware.
  3. Asegúrate de que los sitios web que está utilizando tienen SSL (https).
  4. No hagas clic en ningún enlace a menos que conozcas la fuente.
  5. Cuando juegas algún juego online que implica transacciones de dinero existen alternativas para realizar estas transacciones sin tener que aportar tus datos financieros.

Esperamos que estos consejos te ayuden a estar más seguro y disfrutar de los videojuegos online que te apasionan con mayor tranquilidad.


Add Comment